Facundo Cabral: “Solo tengo libros, el resto me lo presta Dios”

10 Julio 2011

La muerte —inesperada y absurda— del cantautor Facundo Cabral ha despertado un renovado interés no solo por su música pero también por sus libros. Se sabe, más allá de sus canciones, Cabral fue un prolífico escritor y un consumado lector. Fue un enamorado de los libros, los que descubrió a los 17 años. A menudo decía "sólo tengo libros, el resto me lo presta Dios". En una ocasión dijo al periodista y escritor venezolano Leonardo Padrón que deseaba morirse rodeado de libros en Oxford, Inglaterra. Allí se imaginaba despidiéndose de la vida, rodeado con la mejor literatura. "Me sentaría a leer a Thomas Mann, a Italo Calvino, a Marguerite Yourcenar; releería algunas cosas de Borges, principalmente la poesía, y moriría en paz con todos esos libros alrededor, en un sillón inglés." Sus principales influencias literarias fueron Borges y Walt Whitman. También admiraba al sabio indio Jiddu Krishnamurti y la Madre Teresa. Como escritor Cabral fue invitado a ferias de libros. Entre sus principales libros están: Paraíso a la deriva, Conversaciones con Facundo Cabral, Mi abuela y yo, Salmos, Borges y yo, Ayer soñé que podía y hoy puedo, El cuaderno de Facundo y Los papeles de Cabral. En reconocimiento a su constante llamado a la paz y al amor, en 1996 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) lo declaró Mensajero Mundial de la Paz. Facundo Cabral nació el 22 de Mayo de 1937 en La Plata, Argentina. Murió el 9 de julio de 2011 en Ciudad de Guatemala. QEPD.

Por Marcela Álvarez