Entrevistas

ENTREVISTA: El rey de la cocaína,Ayda Levy

Entre los capos de la droga, Roberto Suárez adquirió dimensiones míticas en su país, Bolivia, y en otros sectores involucrados con el narcotráfico. Pero al contrario de quien fuera durante un tiempo su cliente principal, el sanguinario Pablo Escobar, Suárez ha resultado ser un enigma.

Empresario legítimo, esposo y padre de familia que se preocupaba por los pobres y por el destino de su país, Suárez se volcó hacia el comercio ilícito produciendo clorhidrato de cocaína o “pasta”, la droga más pura y codiciada del mundo, y pagando en vida un precio muy alto por ello.

Suárez perdería a un hijo llamado como él en un cruce de fuego con la policía, y vería desmoronarse su matrimonio con Ayda Levy. En 2012, su ex esposa y madre de sus hijos, contó su lado de la historia en el libro El rey de la cocaína – Mi vida con Roberto Suárez Gómez y el nacimiento del primer narcoestado.

Los personajes que desfilan por el relato de Levy son de asombro, peligrosos en su mayoría y nefastos: el nazi Klaus Barbie, el general Manuel Antonio Noriega, el coronel Oliver North, el dictador Fidel Castro; mientras, las situaciones que detalla la viuda, como el financiamiento de un golpe de estado, le suben las cejas a cualquiera y lo dejan a uno boquiabierto.

Desde la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, Gary Suárez, de 51 años, y uno de los hijos de “el rey de la cocaína”, conversó con TintaFresca sobre su padre y el notorio legado de éste. Su madre de 79 años, la autora, estaba indispuesta.

¿Cómo fue para la señora Ayda Levy contar esta historia?
Ha sido muy doloroso escribir el libro. Yo la ayudé en las transcripciones, en ordenar lógicamente. Ella no puede conversar, no aguanta hablar sobre el asunto, por eso la entrevista no la está haciendo ella en este momento. Hemos intentado con otros medios, y la verdad que es ponerla en... Ha sido muy difícil, porque es su vida, y lo más doloroso de todo es la muerte de mi hermano, para ella inclusive creo que un poco más que la muerte de mi padre.

Aquí hay muchas revelaciones, algunas que quizás ya se habían contado pero que son muy fuertes, como la conexión cubana [Fidel Castro] con el narcotráfico. Entonces, ¿cómo determinaron lo que se iba a poner y qué riesgo implicaba eso?
La historia la hemos sufrido todos juntos, cada uno desde el lugar que le tocó vivirla, y en realidad, está casi todo, o todo, lo concerniente a las operaciones macro del narcotráfico. Lo que no se ha hecho en el libro, porque era de repente chicanería, fue hablar mucho sobre el narcotráfico en Bolivia. No valía la pena. Hay que entender que el narcotráfico es un problema global. Si se habla de Bolivia, habría que escribir un libro de 2,000 páginas, con muchos detalles de cosas pequeñas… Todo lo que se dice en este libro, cada palabra, es verdad. Y muchos de los hechos, con excepción de dos o tres reuniones, son hechos comprobados ya. Los temas bolivianos son relevantes, pero no al nivel con que lo ven los extranjeros.

Debe ser difícil haber tenido un padre que, por un lado, los amaba, ayudaba a la gente que le pedía dinero, y quería a su país, mientras que por el otro, estaba en un negocio ilegal que acarrea mucha desgracia.
En Bolivia, en la década de los 80, cuando mi padre se metió en este asunto, no se lo veía como un delito. Hablo de la comunidad en general. Gracias a Dios, mi padre nunca cometió un delito mayor como hubiese sido mandar a matar gente; era un hombre honesto, decente, y su formación y sus principios no se lo permitían. Mi familia materna y paterna, y nosotros, nunca hemos estado relegados socialmente, gracias a la clase de persona que fueron nuestras familias. La verdad entonces que no nos ha afectado mucho.

Y los tres hijos suyos, las nuevas generaciones, ¿qué relación tienen con el pasado complicado de su abuelo?
Ah… es difícil responder eso. Pero, ellos lo conocieron a su abuelo. Mi padre murió hace 13 años, y tienen excelentes recuerdos de él. Era un hombre muy cariñoso, de un carisma impresionante. No sabe cómo la gente lo quería. Hay constancia en Bolivia de que no hizo daño a nadie directamente.

Sobre la autora
Ayda Levy, de ascendencia judía y oriunda de Riberalta, Bolivia, estudió en el Colegio Irlandés de Cochabamba. Contrajo matrimonio con Roberto Suárez Gómez en 1958. Durante 23 años administró los negocios de ganadería de su esposo, pero cuando descubrió la realidad de las actividades ilícitas de éste, se separó de él, en 1981. Sus hijos y nietos aún residen en Bolivia. Su hijo Gary la describe como lectora empedernida.

Entrevista realizada por el periodista Juan Carlos Pérez-Duthie.

El rey de la cocaína

El rey de la cocaína

Ayda Levy
Vintage Español
ISBN: 978-0345805317
Precio: $16.00 – Tapa blanda
Fecha de publicación: Septiembre 2013

( 1 Vote )