Entrevistas

Patricio Pron, El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia

Patricio Pron nació pocos meses antes del golpe de estado que instauró en su tierra, Argentina, la más férrea de las dictaduras de esa nación sudamericana, de 1976 a 1983.

Hijo de activistas opuestos al gobierno militar, sobrevivió al igual que sus padres a los llamados años de plomo, en los que se pusieron de moda las desapariciones, los secuestros y la tortura. 

Con la entrada del nuevo milenio y cuando el país aceleraba como tren descarrilado hacia la hecatombe económica, emigró a Alemania. Se instaló en España después (2008), y la vio sucumbir también a una debacle financiera. 

Su quinta novela, y la más personal de todas ya que en ella busca aclarar partes de su pasado, El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia, salió este año en Estados Unidos bajo el sello Vintage Español.

Visitando a su familia en la ciudad argentina de Rosario, en agosto, Pron conversó con TintaFresca.

En esta novela hay mucho elemento autobiográfico. ¿Qué te llevó a mezclar ficción, tu vida, tu familia, y un período determinado de la historia de tu país?

Yo estuve dudando durante largo tiempo acerca de contar esta historia. No me sentía capacitado para abordar una historia que por una parte es ficción, y por otra parte es tan personal. Intenté varias aproximaciones, pero descubrí que ninguna satisfacía mi deseo de ser fiel, si no a los hechos, a mis recuerdos de los hechos. El texto, la novela, se abrió ante mis ojos por primera vez cuando decidí, derrotado ya, que no iba a hacer una novela como las que yo había escrito, sino que iba a hacer un estilo que iba a dictar su propia forma e imponer sus propias leyes. Escribir esta historia significaba desnudarme, hasta un punto en el que quizás yo no quería exhibirme, y por otra parte, exhibir a mi familia, a mis padres, a mis hermanos, que desde luego no son personas públicas y no tienen interés en ser exhibidos. Si bien yo no tenía más pretensión que la de contar algunas cosas que le habían sucedido a mis padres y a mí en un período concreto, acabé sin saber contando la historia de mi país. Posiblemente porque no hay ninguna diferencia entre ambas historias.

Tu familia leyó el texto y lo aprobó. Pero a veces los padres no quieren revivir su pasado. ¿Cuán difícil fue esta negociación?

Fue bastante difícil y compleja. En realidad, las objeciones de mis padres no estaban vinculadas con mi deseo de revisar el pasado, sino con su convicción de que su historia no era importante. Entre otras cosas, porque su experiencia política fue una experiencia colectiva. Su argumento era que, si no se contaba toda la historia, no valía la pena contar nada. Claro que yo no podía contar toda la historia, y entrevistar uno tras otro a cientos de activistas políticos, por no mencionar el hecho de que muchos de ellos están muertos. Entonces, en esta situación, ellos no tenían que aprobar el texto, porque no es aprobación exactamente lo que reclamaban, sino la posibilidad de vetar la publicación del libro en Argentina. Eso es lo que ellos impusieron como condición para dejarme escribir el texto. Más allá de esta posibilidad de veto que yo les otorgué, el hecho es que cuando leyeron el libro, aceptaron que fuera publicado, creo que porque comprendieron que, por una parte, este libro narraba una historia que también, al menos parcialmente, me pertenece a mí.

El tema de la dictadura argentina ha sido explorado en español e inglés en todo un canon de libros. ¿Te encontraste con alguna fatiga por parte de la industria editorial?

No. Francamente temía encontrarla. Y también, estaba convencido de que esta historia mía no tenía ningún interés para otras personas. El hecho es que cuando la leyeron, quedaron entusiasmados, y luego el libro, llamémoslo novela o no, ha tenido un recorrido muy largo. El texto ha provocado efectos que yo no había previsto en absoluto, entusiasmos y rechazos, que me parece que son muy aleccionadores, y que contribuyen a demostrar una vez más que la literatura no tiene mucho que ver con la intención de los autores. 

Sobre el autor

Patricio Pron nació en Rosario, Argentina, en 1975. Cursó un doctorado en filología románica en Alemania, y reside en Madrid, España. Ha ejercido la profesión de periodismo, y desde 1998, ha publicado relatos, ensayos, y novelas, incluyendo su más reciente, El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. En 2010, la revista Granta lo eligió como uno de los 22 mejores escritores jóvenes en español. Mantiene una bitácora o blog, http://patriciopron.blogspot.com

Entrevista realizada por el periodista Juan Carlos Pérez-Duthie.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia

Patricio Pron
Vintage Español
ISBN: 978-0345804129
Precio: $15.00 – Tapa blanda
Fecha de publicación: Abril 2013