Entrevistas

ENTREVISTA: Isabel Allende

Isabel Allende regresa con "El cuaderno de Maya"

Cada nuevo libro de Isabel Allende es un acontecimiento y "El cuaderno de Maya " no es la excepción. La novela narra la historia de una adolescente norteamericana de 19 años, Maya, que cae en drogas, alcohol y que debe huir porque todos la persiguen para matarla. El mundo se le viene abajo cuando muere su abuelo querido. La trama se mueve entre Estados Unidos y la isla de Chiloé, en el sur chileno, la tierra de su abuela. Maya se refugia ahí y descubre un secreto familiar. Con este nuevo opus Isabel Allende se aleja del pasado para contar una historia contemporánea y vigente. Conversamos vía telefónica con ella desde su casa en San Francisco.

¿Cómo nace "El cuaderno de Maya"?

Es una novela muy distinta a lo que había escrito recientemente....Había estado bastante dedicada a la novela histórica, había escrito memorias. Un día mis nietos me dijeron ¿cuándo vas a escribir algo que nos interese a nosotros? Entonces, empezamos a conversar de la posibilidad de una novela joven, contemporánea, con suspenso. La vida que ellos llevan. Pero no es una novela destinada a la juventud. Es una novela para adultos, tiene mucha violencia, sexo, drogas...No creo que los colegios la vayan a recomendar y los padres tampoco. (Risas)

Pero hay mucho de la vida actual de los jóvenes...

Sí. Hay mucho de la vida actual de los jóvenes y toda la parte de las drogas salió de la experiencia terrible que hemos tenido con Willie (Willie Gordon , escritor y esposo de Isabel Allende) con sus hijos biológicos que son adictos. El mayor ya tiene 47 años y no ha podido hacer nada con su destino. La del medio murió a los 28 años perdida en drogas, y el menor que estuvo muchos años usando heroína ahora está sano limpio, contento, trabajando. Es el único que se salvó. Entonces, a mí me ha tocado ver desde cerca todo el proceso de las drogas, desde los inicios, la calle, la rehabilitación, la cárcel, la muerte, y los muy pocos que se salvan.

Para la novela ud. viajó especialmente a Chiloé...

Había estado antes muchas veces porque es un lugar fascinante, tengo amigos que viven ahí. Pero para la novela fui especialmente porque necesitaba encontrar la isla, no está mencionado el nombre de la isla, pero quería estar segura de que existía un lugar así. Recorrí todo Chiloé con un guía aprendiendo más a fondo sobre la historia, las misiones de los jesuitas, las iglesias. Todo eso. Este viaje me sirvió mucho porque encontré la isla que buscaba y me sirvió también para ver con más detalle la comida, las costumbres, la mitología.

¿Cómo es Chiloé?

Chiloé está bien al sur de Chile. La mitología allí es inevitable, aunque nadie lo admite que cree en brujos. Hay encantamiento, está toda la cultura de las plantas para sanar. La mitología chilota está muy presente, y es muy distinta a cualquier otra que yo conozca. Primero que nada es bastante horrorosa, muy cruel y muy terrible, y hay muy pocos personajes que se salvan. Es única en el mundo, no sé de dónde salió. A mí me fascinó desde el principio.

¿Hará una gira especial por Chile para presentar la novela?

Sí, será la primera vez que iré más allá de Santiago (la capital). Haré una gira por provincias, al sur y al norte, para encontrarme con mis lectores y agradecerles el apoyo que me han dado. Para mí será épico.

Maya dice que su abuela Nini gusta de la India milenaria. ¿Le atrae a ud. ese país?

Me atrae mucho la India, he estado un par de veces, pero no puedo decir que yo sea una experta en el tema ni mucho menos. Me atrae más lo que tiene que ver con mis raíces, lo que tiene que ver con la mitología latinoamericana, no solo de Chile. Por ejemplo, lo usé todo eso en una trilogía que escribí para jóvenes y el primer libro que se llama "La ciudad de las bestias" . Ahí está todo sobre la mitología del Amazonas, de los indios. Eso como que me toca más en lo personal, que tiene que ver conmigo, a pesar que la India es fascinante y es tan diverso todo lo que hay.

Hablando de mitologías...¿Sigue ud. las señales de la intuición....?

Mira...vivo muy abierta porque en mi vida y en mi trabajo siento que hay muchas dimensiones de la realidad. Todo esto que nosotros vemos, lo que creemos que es la vida es mucho más complejo. Y hay muchas dimensiones y trato de estar abiertas a todas. Es como si escribo por ejemplo una novela como "La isla bajo el mar ", investigo a fondo toda la parte histórica, la geografía, la cultura, todo eso, pero no puedo dejar de lado el aspecto espiritual del vudú, porque nos explica el triunfo de la revuelta de los esclavos y el coraje sobrehumano de esa gente sin el componente espiritual que los unía y les daba fuerza. De la misma manera no puedo describir Chiloé dejando al margen esa parte espiritual. La gente que no comparte esas creencias lo llama superstición, pero superstición es todo lo que los demás creen. Lo que uno cree se llama religión. Yo estoy abierta a todo. Y en mi propia vida me fijo mucho en los sueños porque me dicen cosas, es como que cuando duermo puedo entrar al subconsciente y descubrir o traer hacia a la consciencia cosas que están ahí enterradas y que en el día a día, en el ruido, uno no lo ve. Luego sigo mi propia intuición. Hay personas y lugares en los que la intuición me dice que no me convienen. Y lo sigo. Y escucho. Para mí hay un momento en que, sobre todo cuando estoy escribiendo, en que no hay realmente una frontera entre la imaginación, el sueño, la escritura, la vida, la realidad. Todo como que se mezcla en una sola cosa.

Sobre la autora

Isabel Allende es chilena y radica en San Francisco desde 1987. Es la escritora iberoamericana más leída del mundo con más de 51 millones de libros vendidos y es la única que permaneció más de un año en la lista de los bestsellers de The New York Times. Más allá de los números, podría decirse también que es la preferida del público. Recientemente la revista Forbes la nombró como una de las 10 escritoras más influyentes del mundo.

Entrevista por Marcela Álvarez, editora de Tinta Fresca.

EXTRACTO DEL PRIMER CAPÍTULO

Soy Maya Vidal, diecinueve años, sexo femenino, soltera, sin un enamorado, por falta de oportunidades y no por quisquillosa, nacida en Berkeley, California, pasaporte estadounidense, temporalmente refugiada en una isla al sur del mundo. Me pusieron Maya porque a mi Nini le atrae la India y a mis padres no se les ocurrió otro nombre, aunque tuvieron nueve meses para pensarlo. En hindi, maya significa «hechizo, ilusión, sueño». Nada que ver con mi carácter. Atila me calzaría mejor, porque donde pongo el pie no sale más pasto. Mi historia comienza en Chile con mi abuela, mi Nini, mucho antes de que yo naciera, porque si ella no hubiera emigrado, no se habría enamorado de mi Popo ni se habría instalado en California, mi padre no habría conocido a mi madre y yo no sería yo, sino una joven chilena muy diferente. ¿Cómo soy? Un metro ochenta, cincuenta y ocho kilos cuando juego al fútbol y varios más si me descuido, piernas musculosas, manos torpes, ojos azules o grises, según la hora del día, y creo que rubia, pero no estoy segura ya que no he visto mi pelo natural desde hace varios años. No heredé el aspecto exótico de mi abuela, con su piel aceitunada y esas ojeras oscuras que le dan un aire depravado, o de mi padre, apuesto como un torero e igual de vanidoso; tampoco me parezco a mi abuelo -mi magnífico Popo- porque por desgracia no es mi antepasado biológico, sino el segundo marido de mi Nini.

 

El cuaderno de Maya

El cuaderno de Maya

Isabel Allende
Vintage Español
ISBN: 978-0307947949
Precio: $26.95 – tapa dura
Fecha de publicación: 19 de Julio, 2011

Amazon